sábado, 29 de diciembre de 2007

Paisajes




La soledad rasga párpados
ojos descubiertos
pupilas agredidas
tanta luz derramada sobre rostros descarnados
un reloj se desgrana
las horas se beben
se adormecen los calendarios

Un grito se prolonga desde el oeste
esporas cercenan el horizonte
el rasguño espera de boca en boca
aliento que muerde los alquitranes de versos


El teléfono parpadea
monótono,
distante
cae la tarde
sobre tus manos astilladas
el sol lentamente
se vierte en caricia
te duermes suavemente
sobre los espejos convexos.


Arianna

3 comentarios:

Néstor Morris dijo...

Me ha encantado este poema.
Muy agradable tu espacio y la poesía que en él respira.
Un cordial saludo.

Arianna dijo...

gracias por tu visita y tus palabras.

juan carlos ortiz vallejo dijo...

es tu poesia el silencio que atrapa
la belleza de tu alma, y la fuerza que conquista la razon de tu ser.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails