lunes, 14 de julio de 2008

Letras sacrílegas





Perseguía sombras perpendiculares
alargadas como aspas
enlazadas a las cumbres
Perpetuaba los silencios del océano
esperando tu llamado
No hubo desembarco ni encuentro
Las aguas poderosas cayeron sobre mi frente
erosionando y lamiendo la tristeza
desencajando rostros y sonrisas...
Pudo la mano cadavérica ser más certera que mi locura
y posó sus dedos ennegrecidos
en las cuencas viperinas de mi labia infesta...

No hubo mar que enlutara mi cuerpo exiliado
El tiempo carcomió el segundo de vida
sin sentir el poder de los que portan en sus sienes
la maldición de los perdidos...
de los incoherentes llamados
que sacudieron las piedras
quedaron allí sepultados en la arena de los muertos
esparciendo sus miedos...
Escribí sobre la arena
el recuerdo entre los estruendos y las naves que zarpaban
Adiós eternizado en los detalles de los abatidos
Muriendo...

La ciudad naranja muere en mis párpados
Enciende mi memoria en la hecatombe
Arena y mar
Naranja y azul
Dejo que mi voz se adueñe de los vientos
Desciendo a la eterna urbanidad
donde escondí mis letras sacrílegas...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails